Tajadako

Tajadako


 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El Ultimo card captor 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje

[Tamy]
Admin
Admin

Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 05/02/2010
Edad : 22
Localización : Santiago de chile

MensajeTema: El Ultimo card captor 1   Dom Jun 13, 2010 4:18 am

Capitulo I: ¿Te Acuerdas de mi?


<BLOCKQUOTE>
“Hola, mi nombre es Sakura Kinomoto……, voy en cuarto grado de primaria de la Escuela Tomoeda, las materias que me gustan son la educación física y música, pero las que detesto son matemáticas, soy una niña muy alegre y con mucha energía……..
Mi familia son: mi hermano Touya, él va en segundo de preparatoria y está estudiando en la Escuela Seiyu, la cual se encuentra muy cerca de la mía, como pueden ver, se la pasa molestándome sólo porque es más alto que yo… ¡no es justo!, algún día creceré tan alto como un poste de electricidad y les aseguro que lo voy a.. ¡pisotear!.
Este hombre es mi papá, su nombre es Fujitaka, es profesor en la universidad y enseña Arqueología, es muy bueno y un gran cocinero. Es mi familia. Ah.. ¿mi mamá?, bueno, ella murió cuando yo tenía tres años de edad, pero no me siento sola, mi papá está conmigo, y mi hermano también, aunque le gusta molestarme…
Ese chico siempre asiste a la escuela con mi hermano. El se llama Yukito Tsukishiro y va en el mismo salón de clases que mi hermano, lo que no puedo creer es que sea amigo de un salvaje como mi hermano ya que es todo lo contrario, es muy amable y encantador… ¡Ahhh!… Yukito-san….
Ella es Tomoyo Daidouji, es mi mejor amiga de toda la clase, es muy inteligente y la hija del dueño de una gran empresa… el pasatiempo de Tomoyo es tomar fotografías o grabarme con cámara de video cuando estoy con ella Tal vez piensen que Tomoyo es extraña..
Ah.. quien habla?… nadie en mi casa habla así… es cierto, ayer encontré ese libro que contiene las cartas Clow, que sirven para hacer conjuros de magia… en realidad no estoy muy bien enterada y sin saber las disperse; por eso Kerberos me esta pidiendo que las reuna de nuevo. Kerberos, la bestia del sello…. definitivamente su nombre no va con su aspecto, creo que Kero le queda mucho mejor….” </BLOCKQUOTE>
Tenía el paquete frente a sí, y también el diario de cuando era pequeña. ¿Cómo pudo ser?, ya lo recordaba…. había dejado el paquete muy bien envuelto en el desván HACE 5 AÑOS, poco antes de mudarse a Tokyo y nunca había regresado por él. Talvez porque le apenaba recordar todo lo que estaba escrito allí pero los años habían pasado, ahora tenía 19 años y al tocar el diario infantil una dulce nostalgia la invadió.
Tantas cosas…. compartidas con gente que poco a poco, había ido saliendo de su vida. Sonrió viendo las fotos de la primera página. Allí estaba ella misma, también su padre, tan gentil y sonriente como siempre; no había cambiado mucho pese a los años transcurridos; ahora tenía algunos cabellos blancos pero seguía siendo el mismo.
Vió entonces la foto de su hermano. Touya siempre fue mucho más alto que ella, aunque tal vez era porque todavía era una niña pequeña entonces. Su hermano, que siempre se la pasaba molestándola, pero que también se preocupaba tanto por ella y la cuidaba de una forma muy particular…. ¿Dónde estaría ahora?.
Suspiró sintiéndose triste. Hacía casi cinco años que no tenían ninguna noticia de él. Su padre había estado muy callado cuando Touya se fue de la casa, pero pese a todas sus preguntas, nunca supo el motivo por el que su hermano se había ido de aquella forma.
No era que Touya no tuviese mal carácter, no; lo conocía de sobra en ese sentido, pero nunca lo había visto como esa tarde cuando regresó de la escuela y escuchó esa frase:
- “Entonces será mejor que vaya de aquí” –había dicho muy serio, mientras ella ingresaba a la pequeña cocina, sólo para ver a Touya mirando a su padre de manera terriblemente fría mientras la mirada de su padre era extrañamente impasible.
- “Pero…. ¿qué sucede?” –había dicho, asombrada ante la tensión que se sentía en el ambiente.
Touya había salido sin responder y en unos instantes había regresado con una bolsa de viaje al hombro, mientras su padre continuaba inmóvil.
- “Lo siento” –le había dicho tan sólo antes de salir
- “¡Espera!… ¿qué está pasando hermano?” -le preguntó asustada- “¿a dónde vas?”
- “Cuídate mucho, monstruo” –había dicho con una leve sonrisa- “y también cuídalo a él ¿quieres?”
- “Pero.. ¿Y tú?… ¿porqué?”
- “Solo haz lo que te pido. Por favor” –fue lo último que le dijo.
Entonces había salido de la casa y no lo vió más.
Intentó hablar con su padre, aclarar las cosas, siguió a su hermano hasta la estación, pero él ya no le dijo nada. Lo vió marcharse.
Trató de que su padre le mencionara el motivo, el porqué de esta situación, pero fue tal la tristeza que vió reflejada en sus ojos cada vez que le mencionaba el tema, que no pudo insistir por mucho tiempo y se limitó a llorar en silencio.
Aquel había sido el fin de todo. Ya lo recordaba. Y cuando se mudaron a Tokyo había dejado allí ese paquete.
Tenía que dejar todo atrás.
La partida de su hermano había sido el fin. Ya antes se habían ido Shaoran y poco después Yukito –el recordarlos le hizo esbozar una sonrisa nostálgica- y no mucho después había perdido contacto con Chiharu y Naoko.
Después también Tomoyo se fue.
Ella y Rika llegaron a extrañar aún a Yamazaki.
Lloró empapando la camisa de su hermano con sus lágrimas cuando supo que Rika no volvería de sus vacaciones a Osaka, cuando supo que sus padres iban a vender su casa por medio de un agente .
Ni siquiera se había despedido de la última amiga de la infancia que le quedaba. Entonces se aferró mucho más a Kero, pero un día el muñeco de felpa desapareció y la portada del libro de cartas tenía otra vez la imagen de “la bestia del sello” y nada de lo que intentó pudo hacer que el encantador muñeco de felpa ocupara su lugar acostumbrado en su habitación.
Y finalmente también su hermano se había marchado.
Hasta había acabado por convencerse que todo eso no era más que una fantasía … Una fantasía que compartió con un grupo de personas a quienes quería mucho y ya no estaban a su lado. Después de todo, así había sido, una encantadora fantasía que compartieron todos en distintos grados, al menos hasta que los azares del tiempo y la realidad los separaron.
En aquel cuaderno estaban sus pequeños comentarios sobre lo ocurrido en ese entonces… por cortesía de Kero, ella era una Card Captor y Tomoyo le fabricaba un vestuario diferente para cada aventura, siempre filmando todo con su característica sonrisa, pero pese a todo los acontecimientos, cada mañana salía apresuradamente con sus patines para irse junto con Touya –el a la escuela preparatoria y ella a la primaria vecina- y más que todo y por sobretodo, disfrutar de la encantadora compañía de Yukito. Siempre tan dulce, gentil y tan amable con ella.
Después había llegado Shaoran y había rivalizado con ella no sólo en su deseo por conseguir las cartas Clow, sinó también por conseguir la atención de Yukito. Hasta que realmente el niño chino llegó a adaptarse al grupo escolar ya conformado por Naoko, Chiharu, Rika, Tomoyo y ella. Con algunas de las mentiras de Yamazaki como bono extra por supuesto y siempre bajo la vigilancia de Touya y después, como olvidar la llegada de Mei Ling y los problemas que le había dado…. No habían sido pocas ciertamente las aventuras y los problemas para localizar las cartas perdidas y Kero creció hasta tomar su verdadera forma como “Bestia del Sello”, después Yukito se convirtió en su juez y protector con el aspecto de un ángel de hermosas alas blancas y de carácter muy serio que tomaba el nombre de Yue. Y finalmente llegó ese niño de Inglaterra, Eriol, que no llegó solo. Nakuru y Spinel probaron ser todo menos fáciles de enfrentar, hasta el momento en que Eriol dijo que era él quien había creado las cartas en su anterior encarnación, donde se llamaba Lead Clow y que había venido a probar si era realmente una buena Maestra de Cartas –las ahora Sakura Cards- y como había quedado satisfecho con su desempeño en sus pruebas, se sentía satisfecho.
Entonces volvió a Inglaterra.
No estaba segura si fue entonces cuando todo empezó a desmoronarse. ¿Acaso fue todo una fantasía y ya había terminado?, porque Shaoran no tardó en marcharse y poco después los demás hasta que se sintió sola y prefirió dejar todo en ese paquete.
Pero ahora, como se surge de un largo túnel oscuro a la luz, el diario estaba allí, y más aún, el libro que había dado principio a todo estaba otra vez en sus manos. ¿Puso allí las cartas?. Sí, allí las colocó al final y al ver a la figura de Kerberos en la portada tuvo
ganas de creer, de creer que era una vez más como una niña que al abrir ese libro encontraría la carta “Windy” y las cartas volarían otra vez y la aventura se reiniciaría.
“Tonta Sakura, vuelve a la realidad. Fue un hermoso juego que había quedado atrás hace mucho tiempo y de cuyo recuerdo sólo está lo que tienes frente a tí”.
” Lo sé. Pero por un instante me gustaría que no lo fuera”.
“¿Porqué?, todo lo que te trajo a final fue tristeza y soledad, todos te dejaron sola y la fantasía demostró ser demasiado dolorosa. Enfrenta la verdad”
“Sí, ya no soy una niña, soy un adulto y esto es sólo fantasía infantil.”
Tomó el libro sellado que contenía las cartas y tocó el sello. Nada pasó. ¿Qué podría haber pasado?… ya había intentado muchas veces abrirlo cuando Kero desapareció y nunca funcionó, no importa cuanto empeño le puso. El libro siempre se mantuvo cerrado.
“Aún tienes mucho que hacer. Hay que aprovechar el día para ir de compras y quizá puedas estudiar algo y pensar en tu futuro”
“Sí. Es buena idea”
“Entonces no hay tiempo que perder”
Tomó su bandeja de desayuno, que estaba algo más alejada y volvió su atención a la película pero era muy incómodo con ese libro de cartas y el diario y la caja ocupando tanto sitio sobre su mesa.
“Bien, empacaré esto de nuevo y lo guardaré en un lugar donde no estorbe. Pero después de terminar de desayunar”
“Bien. Lo primero es lo primero”
“Sí”
Guardó el diario en la caja.
“Adelante”
Tocó el libro sellado de cartas y suspiró.
“Pero……….. todavía me hubiera gustado que todo hubiera sido real”
El libro empezó a brillar y Sakura se puso de pie precipitadamente arrojándolo al aire pero su movimiento fue tan brusco que toda su mesa se vino al suelo y ella también en el proceso de tratar de evitar que eso pasara.
En un segundo estaba en el piso de su habitación con un enredo de los restos de su desayuno, el contenido de la caja, su propio pelo revuelto y la mesa volteada, pero en ese momento la cabeza redonda de un pequeño ser surgió desde una pila de objetos –los de la caja adonde el libro había ido a caer- y alguien empezó a quejarse.
- “¡¡¡Aaayyyyyyy!!!!!!, ¿qué sucede?, ¿acaso quieres matarme?”
- “¿????”
- “¿Qué esta pasando aquí?, ¿dónde estoy? ¡¡¡¡Ayyyyyyyyyyyyyy!!!!!!! ¿dónde está Sakura?”
Y la muchacha de 19 años se encontró mirando frente a su rostro a una graciosa criatura que más bien parecía un muñeco de felpa con diminutas alitas en la espalda.
Parpadeó.
- “¿¿Kero????”
- “Quién eres tú?, ¿porqué me llamas como lo hacía Sakura?” –alborotó el pequeño ser moviendo los brazos exageradamente – ”
¿Acaso conoces a Sakura?… ¡¡¡¡¡¿Dónde ESTA SAKURA????????!!!!!”
- “¡No puedo creerlo!” –murmuró- “eres Kero…”
- “¡Un momento señorita! ¡un momento!… ¿cómo que Kero?… ¡Soy Kerberos!, ¡la Bestia del Sello!! y…” –dudó- “oh.. oh…. esto ya me había pasado antes y entonces….” –detuvo su charla para lanzar una mirada asustada al libro abierto, cuyo contenido, unas cards de color rosado, se desparramaba por el suelo- “¡Uf!, ¡que alivio!, por un momento pensé que tendría que volver a empezar….”
- “¿Empezar?”
- “Sí, algo así me ocurrió antes y así conocí a una niña, mi ama, Sakura. ¿Quién eres señorita?… ¿dónde está Sakura?”
- “Tranquilízate Kero. Soy yo”
- “¡Ya he dicho que no me llames así!… sólo Sakura y Tomoyo me llaman así y tú no eres mi ama Sakura, la maestra de Cartas y la dueña de este libro”
- “¡Pero Kero, soy yo!…. Sakura”
- “¡No trates de engañarme! ¡Sakura es una niña y es mi ama!”
- “Kero, soy yo.. Han pasado al menos 9 años desde que te conocí”
- “¿Qué dices?, ¡no puede ser!”
- ” Claro que sí” –le sonrió, súbitamente feliz- “ahora soy estudiante universitaria y tengo 19 años”
Kero la miró con sus ojitos expresivos y empezó a reir.
- “¡Oh vamos!, eso significaría que volví a quedarme totalmente dormido… ”
Sakura también empezó a reír con él.
- “Al menos han pasado más de 05 años desde que te ví por última vez. ¡Mírame bien para que me reconozcas..!”
Efectivamente, los ojitos de Kero la miraron de arriba a abajo y después de más risitas nerviosas por parte de ambos…..
Se desmayó.
+o+.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
- ” ¡Eso es imposible!, ¡no puede ser!”
- ” Por favor Kero, de verdad que no te estoy mintiendo… no sé como pasó pero no pude abrir el libro y mucho menos lograr que te despertaras y salieras de allí…” –comentó pensativa- “inclusive me parece imposible el hecho que puedo verte…”
- “Vamos a ver… si mal no lo recuerdo” -Kero recorrió la cama de Sakura con pequeños pasitos- “te estabas sintiendo muy triste porque tus amigos se habían ido… realmente me tenías muy preocupado Sakura, yo mismo me estaba sintiendo débil pero no creí que fuera serio…. pero si dices que no pudiste abrir el libro… ”
- ” ¿Qué quieres decir?”
- ” Sólo contéstame esto: ¿ Acaso en algún momento deseaste que no haberme conocido nunca ni a mí ni a las Clow Cards?
- ” No lo sé. Sólo estoy segura que me sentía muy triste”
- “Bien, eso explica parte del problema…. tal vez inconscientemente empezaste a dejar de creer en tu propio poder mágico, aparte que ya eras adolescente y ya no es tan fácil creer en la magia como cuando se es niño… eso explicaría que no pudieras despertarme” -dudó mientas Sakura permanecía pensativa- “pero…. si ya tienes 19 años, ¿cuánto tiempo estuvo el libro en esa caja?”
- ” Es que dejé todo en la casa de Tomoeda desde que mi hermano se fue de la casa…” -continuó con tristeza- “y al no estar tú conmigo no servía de nada tenerlo … sólo me sentía peor porque me recordaba lo que había sido y ya no era..”
- “¿Tu hermano se fue de la casa? ¿pues dónde vive ahora?.. siempre creí que contrataría un ninja para vigilarte en cuanto empezaras la preparatoria…”- rió- “¿pues cómo te vigila ahora?, ¿que está haciendo?”
- ” No lo sé. Papá y yo no hemos sabido nada de él en los últimos 5 años” -respondió mientras su rostro reflejaba su preocupación- “y realmente lo extrañamos mucho…”
El muñeco de felpa la miró con atención por unos instantes, casi comparándola con la vital niña que conociera hace ya tantos años y un gesto de comprensión apareció en su carita. Lo que más había admirado siempre de la familia Kinomoto era la gran unión que existía entre sus miembros… no comprendía los motivos por los que esto había cambiado, pero el rostro de Sakura reflejaba en aquel momento lo profundo que la había lastimado esa situación.
- “Lo siento Sakura” -repuso- “lamento mucho haberte dejado sola por todo este tiempo… pero estoy seguro que encontraremos la manera de comunicarnos con tu hermano… y con todos los demás… ¡realmente lamento no haber estado todo este tiempo contigo!”
- “No te preocupes Kero, estoy realmente feliz de que hayas podido regresar… ¿sabes?, incluso llegué a creer que todo había sido un juego, una fantasía que ya había terminado, ¡que yo misma había inventado!….” -sonrió y lo abrazó, súbitamente alegre- ” ¡Aún me parece mentira que estés aquí!… es como un sueño… ¡un sueño!.. casi temo despertarme y encontrarte en la portada del libro”
- ” ¡Sakura, me estás ahogando!!!”
- ” ¡Oh, lo siento!” -rió liberándolo de su abrazo- “es que me siento muy contenta…., pero no creas que no he cambiado tanto… ¡nada de eso!, ¡sigo siendo la misma Sakura que tú conoces muy bien!!… ”
- “Pues ni tanto…. realmente has crecido mucho, ¡incluso no pude reconocerte de tanto que has crecido!” –ambos rieron- “y realmente te has puesto muy bonita….”
- ” ¡Gracias Kero!” –rió otra vez- ” y para animarte un poco a que me sigas adulando iré por algo que espero todavía te guste….. porque acabo de recordar que todavía quedaba uno en la nevera… ¿no te preguntas que es?”
- ” ¡FLAAAANNN!!!”
- “Sí, justamente. Y como papá no ha perdido tampoco su toque para cocinar y preparar dulces, de modo que estoy segura que te encantará comerlo… ¡voy a traértelo!”
- ” ¡Espera, voy contigo!”
Se dirigieron a la cocina y en pocos instantes Kero estaba atiborrándose con el último flan que quedaba mientras Sakura planificaba que iba a preparar para comer después. No sin excitación, Kero secundó la idea de unos okonomiyakes y mientras Sakura empezaba el aseo el peluche quedó pensativo. No era que el apartamento no le gustara, pero sí le preocupaba el hecho de no haberse despertado cuando Sakura más lo había necesitado. Su ama seguía siendo una persona alegre y llena de vitalidad, pero era el hecho que había crecido y había dejado atrás el conocimiento de la magia que poseía –después de todo, ella misma había querido olvidar todo dejando sus recuerdos en la vieja casa- lo que lo preocupaba.
- “Deja de darle vueltas a lo mismo Kero” –le dijo Sakura mientras pasaba el plumero por la mesita de la sala- “además no es algo muy fácil de aceptar el hecho que era la única adolescente que creía en la magia y eso a partir de los 14 años puede resultar bochornoso. O te empiezan a llamar “tonta e infantil” ¡cuando menos!, o bien creen que estás totalmente loca ….. y como no me gustaba ni uno ni lo otro y no tenía ninguna prueba de que realmente hubiera pasado…”
- “¿Y tus cartas?, porque todavía las tienes…..”
- “Por si no lo recuerdas señor dormilón, mis cartas las había dejado en el libro, ese mismo donde tú tan atentamente dormías en la portada y no sólo no pude sacarte sinó que tampoco pude abrirlo….. ¿cómo podía probar algo?” -suspiró- “y aunque no era algo que pudiera contar a la gente….. no sé, al pasar el tiempo la escuela me mantenía más ocupada …. además sin ti y nadie que supiera lo que ocurrido un día me encontré frente al libro, sin estar segura si lo de las cartas era real o no…..”
- “¡Pero Sakura!.. ¿cómo pudiste dudar de tu propio poder?… ¡con todo el trabajo que pasamos!”
- “¡¡¡Lo siento!!!!. Pero es que cuando uno crece las cosas no son las mismas que cuando eres niño y lo ves de una forma diferente…. mi lado práctico me decía que todo era una fantasía y terminé por aceptarlo así”
- “¿Tu lado práctico? ¿y que es eso?”
- “Creo que mi conciencia” -dijo dubitativa- “O al menos parte de ella. La parte que me dice que debo dejar de creer en cosas que no puedo probar y me dedique a algo verdaderamente útil……”
- “¡¡¡La magia no es algo inútil!!!!, ¿acaso no recuerdas a cuantas personas ayudamos con los poderes de las cartas?!!!”
- “Sí, pero es que al paso del tiempo los recuerdos parece que fueran de otra persona y no de mí misma Kero.. ¡incluso iba a volver a guardar el libro cuando de repente empezó a brillar como antes y tú saliste!…. no sé por qué funcionó ahora y no antes…..”
- “Hmmmm… eso es muy común para las personas corrientes.. ahora que lo dices eso del lado práctico ya lo había escuchado… sí, pero tú eres una Maestra de Cartas y tu poder se desarrolló mucho cuando eras niña… supongo entonces que al verte sin todos nosotros empezaste a dejar de creer en tu magia…”
- “¿Y porqué saliste ahora?”
- “Hmmmm” -dejó de volar a su alrededor y se deslizó sobre el sofá- “lo único que creo es que en el fondo, muy en el fondo… todavía crees en la magia…. pero muy en el interior de ti.”
La muchacha quedó pensativa por unos instantes. Pero después asintió.
- “Sí, tienes razón. Creo que en el fondo culpaba un poco a la magia por haber perdido a mis amigos de la infancia o al menos por no haber podido hacer nada por evitar que se fueran…. porque no puedo verte a ti sin recordar a los otros… y la verdad…. la verdad, cuando empecé a leer el diario que tenía cuando estaban todos conmigo, empecé a creer nuevamente que no había sido una fantasía…”
- “¡¡¡Y eso hizo que tu magia pudiera despertarme otra vez!!!” –alborotó Kero- “¡eso es fantástico!… porque no hay nada peor que una Maestra de Cartas que no cree en su propio poder…. pero también es preocupante que hayas dejado que tanto tiempo pasara…. tu poder podría estar demasiado débil… sí, creo que sería mejor hacer una prueba..” -se dirigió a la habitación de la joven con energías renovadas para poner en práctica su idea- “¡vamos sígueme!… ¡hay que hacer esa prueba!”
- “¿A qué te refieres?.. ”
- “¡Invoca el poder de una de tus cartas!…”
- “¿Estás loco???” -sus ojos verdes se abrieron como platos ante la perspectiva- “¿acaso no recuerdas lo que pasó la primera vez que usé esas cartas?”
- “Hay una diferencia” -dijo Kero mientras cruzaba sus patitas delanteras sobre su pecho- “estas cartas son tuyas, te pertenecen, por lo tanto no pueden ocasionar desastres a menos que tú se los ordenes” -como ella continuaba con cara de espanto continuó tratando de animarla- “¡tienes que quitarte de la cabeza esa idea que la magia produce problemas o de lo contrario no podrás recuperar el total uso de tu poder!!!!!
- “Es que esto no me acaba de convencer del todo Kero…” -repuso suspirando, mientras ingresaba a su habitación.
El conserje del edificio bajaba lentamente las escaleras cuando escuchó el grito. Después de dudar por un momento reconoció que venía del departamento de los Kinomoto y como el profesor había salido muy temprano -lo había saludado mientras el Decano se marchaba- la única persona que podía haber gritado era la señorita Sakura. ¡la preciosa señorita Sakura había gritado!!… Ryoji Kanzaka corrió entonces lo más aprisa que pudo, jurando mentalmente destrozar con sus propias manos lo que hubiera asustado a la muchacha más encantadora que hubiera conocido…. ¿y si era un secuestro?…. ¡tenía que rescatarla a toda costa!!!!!
- “¡Vamos Sakura!, ¿acaso no recuerdas cómo usar tus propias cartas?” -refunfuñaba Kero- “¡vaya!, ¡esto es peor de lo que hubiera imaginado!”
- “Ya deja de decir eso Kero… estar volando de cabeza no es precisamente muy tranquilizante que digamos y lo menos que pude hacer fue gritar….”
Kero suspiró al contemplar el viejo báculo mágico de donde brotaban dos alas….. y a la muchacha que estaba sobre el mismo….. de cabeza y contra todas las leyes de gravedad…
- “Es obvio que has perdido práctica….. ¡mucha práctica!…. si esto te ocurre con “Windy”, no quiero pensar en como sería usar las otras cartas… pero habrá que practicar mucho y usarlas lo más que se pueda para que te acostumbres otra vez…. ¿cómo es que cuando niña no tenías tantos problemas para usarlas?”
- “Bueno, es que…”
- “Supongo que creías en la magia y eso te ayudaba… además que como estas son tus cartas y si tú misma tienes tantas dudas sobre tus poderes eso las hace un poco inestables para el uso”
- “¿Significa que tendré problemas con estas cartas? … ¡no me digas que también se saldrán de control!”
- “No lo creo. El problema eres tú y no las cartas…. ellas responden de acuerdo a ti. Pero si tú no estás segura de tu poder… ”
- “¿Qué quieres decir?”
Unos golpes furiosos a la puerta del departamento llamaron su atención en ese mismo instante, al mismo tiempo que una voz llamaba con desesperación:
- “¡¡¡¡señorita Sakura!!! ¡¡¡¡¡señorita Sakura!!!!!! ¿se encuentra bien?…. ¡oh, por favor, conteste señorita Sakura!!!!”
- “¿Quién será?” –murmuró preocupada mientras salía volando de su habitación con Kero siguiéndola, pero aún de cabeza.
- “No tengo idea, pero no me sorprende nada….. con esos gritos que diste…”
- “¡Ah seguro que es el conserje!!!” –repuso aliviada- “el…. el problema es que no puedo abrir la puerta así y…. ”
- “”¡¡¡¡señorita Sakura!!! ¡¡¡¡¡señorita Sakura!!!!!!”
- “Mejor contéstale. Capaz y rompe la puerta…. ”
- “Sí.” –asintió y se acercó a la puerta para contestar, siempre con su cabeza casi rozando el suelo del departamento y sobre el báculo mágico- “¡Estoy bien Kanzaka-kun!!.. ¡no te preocupes!!!”
- “Pero… señorita Sakura..” –respondió el conserje- “¿seguro que está bien?… ese grito…”
- “Sólo me asusté por….. un … una película… sí, una película de fantasmas que estaba viendo en mi habitación… eso es todo”
- “¿La asustó una película de fantasmas?… ¿en plena mañana?” -murmuró Kanzaka- “bueno, como prefiera señorita Sakura… pero si tiene algún problema por favor no dude en llamarme…”
- “¡Claro!” –respondió la muchacha detrás de la puerta.
Los pasos del conserje se alejaron y Kero arqueó una ceja…. no había pensado en eso.
- “¡Ese tipo está interesado en ti!!!” -chilló en un instante.
- “¿Eh?.. ¿a quién te refieres?”
- “¿Acaso hay más de uno?… ¡a ese conserje!!.. ¿no escuchaste el tono de su voz?” -le imitó con voz falsa- “¡¡¡¡señorita Sakura!!! ¡¡¡¡¡señorita Sakura!!!!!!” –cruzó los brazos, disgustado- “se le notaba tan angustiado por ti que..”
- “¡Es suficiente Kero!.. ¿cómo puedes decir eso si ni siquiera lo has visto?”
- “Se nota en su tono de voz. No soy tonto” –la miró con atención- “¿acaso te interesa o es tu novio?”
- “Ni lo uno ni lo otro. ¡que celoso eres Kero!”
- “¿Y ya tienes novio Sakura?.. ¿acaso vas a casarte?”
- “¿Cómo se te ocurre?” -se asombró- “bueno, no te niego que he salido con varios chicos cuando estaba en la escuela y…”
- “¡¿Tuviste novio después que me quedé dormido?!” -casi gritó.
- ” ¡Bueno, no iba a ponerme a esperar a que te despertaras!. …Además si he salido con algunos muchachos pero de eso a casarme hay una gran diferencia…”
- “¡Que complicación!!” -Kero se estrujaba la cabeza con las manos- “¡¿no me dirás que por eso dejaste de creer en la magia?”
- “¡Claro que no!, ¡que cosas se te ocurren!” -repuso mientras el poder de “Windy” se desvanecía y caía al piso- “¡Auch!, esto si que dolió…”
- “Entonces… ¿estás saliendo con algún muchacho ahora?”
- “No. No por el momento al menos. Tengo amigos en la universidad, pero no tengo novio ahora… ¿porqué te preocupa tanto que lo tenga?”
- “¿Por qué?.. ¿y todavía lo preguntas?” -el peluche parecía casi histérico- “¡Eres una Maestra de Cartas!!!, ¡sería vergonzoso que mi Maestra de Cartas tuviera un novio o saliera con muchachos que no tienen ningún tipo de poder mágico!”
- “Pues me alegra mucho que mi padre no piense como tú. El jamás me ha prohibido nada y aunque todavía no me he enamorado de verdad no voy a poner como requisito ´poderes mágicos¨ a la hora de encontrar a la Persona Especial para mí…”
- “¡¡¡¡Es que no, no y no!!!!!!… ¿cómo podría ser posible que mi Maestra de Cartas pudiera salir con alguien sin poderes mágicos? ¡¡¡no, no y noooooooooooo!!!!”
- “Por favor, contrólate Kero, que no es para tanto… Ya casi estás como mi hermano…”-repuso con una sonrisa.
- “Pues ahora sí hubiera servido que te estuviera vigilando” -replicó- “oye, y ¿porqué se fue?”
- “No lo sé. Papá no quiere hablar de eso, aunque lo he visto muy preocupado muchas veces cuando cree que no lo estoy observando… sé que siempre está pensando en mi hermano, si estará bien o no.. pero él nunca se ha comunicado con nosotros desde que se marchó”
- “Eso es muy desconsiderado de su parte”
- “No sé. Algo pasó entre ellos…. que no sé que fue, pero como también vinimos a Tokyo ya no hemos tenido noticias suyas…. aunque estoy segura que está bien ¿sabes?… eso casi puedo sentirlo… él siempre ha sabido cuidarse”
- “Bueno, me alegra que tengas esa confianza Sakura”
- “No la tenía tanto, no lo creas, pero si tú estás aquí, estoy segura que Touya está bien…. donde quiera que esté.. aunque lo extrañamos mucho y tanto a papá como a mí nos haría muy felices el que regresara”
- “Hmm…. es una perspectiva interesante” –pareció reflexionar- “¿y los demás?… ¿no volviste a tener noticias de ellos?”
- “No, pero eso tú ya lo sabías, eso no ha cambiado desde que te dormiste…. ¿qué estás pensando?”
- “En que tal vez, como una manera de práctica, puedas ubicarlos a todos….. ¿acaso no te gustaría saber como están?”
- “Eso lo intentamos cuando Tomoyo se fue.. ¿acaso no lo recuerdas?… no funcionó entonces… ¿porqué habría de funcionar ahora?”
- “Bueno, tal vez en aquel tiempo tu depresión no ayudaba mucho pero ahora sí que estás animada …. aunque tal vez…”
- “¿Tal vez qué?”
- “Tal vez pueda sentir la presencia de Yue… si está cerca por supuesto”
- “¿Y qué te hace pensar eso?… cuando su abuelo murió, Yukito tuvo que irse con su abuela a vivir a Hokaido… ¿crees acaso que podría estar en Tokyo?”
- “Todo es posible después de algunos años… pero si no lo encuentro podría tomar medidas más drásticas..”
- “¿Cómo cuales?”
- “Tal vez podamos ir a Hong Kong y ubicar a ese mocoso…. no me sería nada difícil ubicar su casa por la cantidad de poderes mágicos que posee su familia y quizá con su ayuda sí pueda ubicar a Yue y entonces…”
- “¡¡¡¡¿¿¿Estas loco??????!!!!!!” -se espantó- “¿quieres que vaya a Hong Kong a buscar a Shaoran?.. ¿tienes idea de lo complicado que sería para mí viajar hasta allá estando en finales del semestre en la universidad??…” -dudó- “y eso sin contar con lo bochornoso que sería… ya han pasado muchos años y dudo que pudiera reconocerlo, además seguro que ya se olvidó de mí…. además ¿qué le diría?… ¡Hola, soy yo, Sakura…!…. la niña que fue casi tu novia cuando eras pequeño.. ¡que locura!!”
- “La juventud considera vergonzoso cosas que los niños no le dan importancia.., es cierto” -aceptó el peluche- “pero… ¿entonces?… ”
- “No te niego que me encantaría ver a Yukito, Tomoyo y a todos los demás, pero …..” -reflexionó- “tal vez haya otra manera más ´normal´ de averiguar algo…”
- “¿Cómo cual?”
- “Hace una semana, leí en el periódico que Sonomi, la madre de Tomoyo, volvería al país para firmar un convenio con una compañía americana …. tu sabes, con lo importante que es su empresa, seguro que van a hacer el trato aquí… llamaré a algunos hoteles importantes a ver si la puedo ubicar y preguntarle por Tomoyo..” -Kero aprobó la idea con un gesto- “mientras tú tratas de sentir a Yue y saber como se encuentra….”
- “¿No que no creías que…?”
- “Nada se pierde intentándolo..” -sonrió- “además no te niego que me gustaría saber que está bien…”
- “Bueno, vamos a tratar… ¿y que hay de los demás?”
- “Bueno, empecemos por Tomoyo y Yukito… son los únicos a los que tenemos alguna oportunidad de ubicar…”
- “Un momento” -la detuvo el peluche mientras la muchacha iba a buscar una guía donde figuraran los hoteles más importantes de la ciudad- “¿porqué no quisiste la idea de Hong Kong?”
- “Porque me parece vergonzoso… ”
Kero contempló a la muchacha que tenía ante sí y permaneció pensativo. Realmente las cosas se ponían complicadas al paso del tiempo… ya no era la tierna y encantadora niñita que solía ir en patines a la escuela primaria… ahora era una hermosa y atractiva muchacha, con todo lo que eso implica…..
Sakura llevaba ahora su cabello castaño mucho más largo que antes. De hecho se desparramaba por su espalda, brillante y sedoso, enmarcando un rostro de cutis palido donde dos brillantes espejos color esmeralda sombreados por largas y espesas pestañas reflejaban tanto la alegría de vivir como una dulzura y gentileza solo comparables con su sencillez y modestia. Su boca era pequeña y roja, de trazo fino y delicado. Su figura era más bien delgadita y no muy alta, pero con cierto aspecto frágil y dulce que recordaba haber notado en las fotos de su madre y que, obiamente, Sakura había heredado al igual que su sonrisa y encanto. El paso de los años había dejado atrás la dulzura infantil para hacerla más encantadoramente femenina. La misma pequeña Sakura… tan dulce, modesta y alegre como de costumbre, pero ya con diecinueve años… diecinueve años….
¡Que situación!
Se había puesto demasiado bonita y eso lo preocupaba… ¿Habría recuperado a su ama para perderla ante algún chico sin ningún tipo de poder mágico?
Pues no.
Eso sí que sería humillante y vergonzoso. Ahora que el hermano de ella no estaba allí para protegerla tendría que tomar a su cargo el trabajo de proteger a Sakura.
- “¿Y lo de Yue?”
- “Entiende una cosa Kero: no te he pedido que me digas donde está Yukito… creo que también sería vergonzoso buscarlo.. ¡ya no
es un adolescente!… pero sí me gustaría estar segura que está bien… después de todo, lo único que le quedaba a él era su abuela y la señora era ya una anciana…”
- “¡Pero tú permitiste que se fuera con ella..!”
- “Porque su abuela lo necesitaba, y no podía ser tan egoísta como para permitir que Yukito se viera en la confusión entre su deber de estar a mi lado como Yue y su vida normal…”
- “Ya veo, ya veo….” -se animó otra vez- “entonces… ¡manos a la obra !!!” -dudó tras una pausa- “aunque…”
- “Aunque ¿que….?”
- “Es que… sigo asombrándome por el hecho que no hayas logrado despertarme en tanto tiempo…. es inquietante que el lado práctico de tu personalidad se haya impuesto de ese modo a tu magia…”
- “Ya te dije que inconscientemente culpé a la magia de mis problemas…”
- “Sí, pero eso aún me parece extraño…. primero como Card Captor y después como Maestra de Cartas probaste tener bastante habilidad…. ¿porqué la perdiste de esa forma?”
- “¿Qué crees?”
- “No lo sé, pero no me parece tan común y corriente que digamos…”
- “¿Temes entonces que hubiera sido por algo más?” –le dijo muy seria.
- “No lo sé….. es sólo una idea… pero es posible”
Notas de la autora: ¡Hola!!!!, solo espero que les haya gustado este primer vistazo a nuestra protagonista a los diecinueve años. Se que se estarán preguntando.. ¿y los demás personajes?… paciencia, paciencia…. tomenlo con calma y poco a poco…
^u^
¡Espero que mi descripción de Sakura haya sido todo lo específica que yo misma quisiera!!, bueno, y como siempre, cualquier duda, sugerencia, tomatazos o comentarios –que realmente ayudan mucho- por favor dirígelos a mikki_chan@hotmail.com
Un avance del capítulo siguiente:
Las cosas han cambiado mucho en la vida sentimental de Shaoran, aunque los sentimientos de Mei Ling por su primo son los mismos. ¡Y no sólo es eso!… el joven hechicero y todos los que alguna vez ha conocido podrían ser víctimas de un complot para destruir al clan Li y a todo lo que podría servirle de aliado. ¡¡¡Pero el complot ha empezado hace mucho tiempo atrás!!!!. Entretanto Sakura está muy contenta….. ¡terminaron los exámenes!, aunque no podrá realizar algunos planes por el proyecto de Kero de reunir a todos… Y algunas personas pueden estar más cerca de lo esperado….
Capítulo II: Viejos conocidos

-------------------------------------------------------------------------





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://tajadako.foros-activos.org
 

El Ultimo card captor 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Tajadako :: Planeta CLAMP* :: Sakura SCC :: Sakura CC* :: Fanfics De Mikki-chan!-